Tratamos todos los tipos de celulitis

¿Qué tipo de celulitis tengo?

Identificar bien el tipo de celulitis y el motivo que la provoca es tan importante como el propio tratamiento. Debes saber que cada una de estas celulitis es distinta y se debe de tratar de manera diferente.

Celulitis blanda

  • Causas: La edad, malos hábitos y aumento de peso.
  • Dónde: En la parte superior de las piernas, abdomen y/o brazos.
  • Cómo es: Blanda al tacto, la piel es ondulada y se mueve al andar o cambiar de posición.

Celulitis dura

  • Causas: Genéticas y hormonales. Típica en mujeres jóvenes
  • Dónde: En caderas, parte externa de muslos (las típicas cartucheras) y cara interna de las rodillas.
  • Cómo es: Dura al tacto con aspecto de piel de naranja y no cambia al moverse.

Celulitis edematosa

  • Causas: Retención de líquidos y los problemas circulatorios.
  • Dónde: En las piernas, sobre todo muslos y rodillas, pero también en la parte inferior y los tobillos.
  • Cómo es: La piel tiene aspecto de hinchazón y al presionar con el dedo se queda marcado en la piel. Es la más difícil de eliminar y la menos frecuente. Nosotros también la tratamos.

Eficaces en todo tipo de celulitis

Los resultados varían mucho de unos tratamientos a otros según el tipo de celulitis, por eso damos tanta importancia al diagnóstico de un médico. Será este quien determine el tratamiento y sesiones necesarias.

Equipo médico

Un gran equipo de médicos a tu disposición:

Un buen diagnóstico médico para conocer el tipo de celulitis y los motivos que la provocan es más importante de lo que podemos imaginar, casi tanto como el propio tratamiento.

Aplicando el tratamiento adecuado podemos conseguir dos objetivos: 1) frenar la evolución de la celulitis y 2) revertir la celulitis actual mejorándola a corto, medio y largo plazo.

Tratamientos médicos vs. cremas y remedios caseros

Muchas personas nos preguntan por la eficacia de las cremas y algunos remedios caseros.

La celulitis es un problema complejo que una crema no puede resolver.

Una celulitis habitual suele sumar problemas circulatorios, retención de líquidos o formación de tejido adiposo entre otros muchos motivos. Aunque la celulitis es un problema complejo que una crema no podrá resolver, somos partidarios de su uso como complemento y por sus efectos beneficiosos a nivel superficial. Sin embargo, recomendamos desconfiar de los tratamientos o dietas milagro y acudir a un especialista médico.

Preguntas frecuentes

La celulitis es una acumulación de tejido adiposo (células grasas) bajo la piel, especialmente en los muslos, los glúteos y el abdomen. Su formación es causada en gran parte por causas hormonales, retención de líquidos o herencia genética.

Es difícil prevenir la celulitis, dado que sus causas son hormonales, pero el estilo de vida puede retrasar o disminuir su aparición evitar el exceso de sal, las bebidas con mucho azúcar, beber agua, una dieta rica en vegetales, el deporte y una dieta exenta de grasas ayudan a combatir la celulitis.

Puesto que el origen de la celulitis es hormonal, los resultados satisfactorios serán más duraderos en el tiempo si se realizan sesiones de mantenimiento posteriores.

No existe ninguna contraindicación en personas sanas exceptuando mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

La doctora preguntará al paciente acerca de si padece alguna alergia o enfermedad o si toma algún medicamento que pueda interferir con el tratamiento.

Esto se debe a que dos hormonas femeninas: la progesterona y el estrógeno, favorecen la acumulación de adipocitos de grasa y la retención de líquidos, lo cual es causante de la celulitis o piel de naranja.

Esto es porque la celulitis tiene un origen hormonal, y por tanto tiene una mayor relevancia que el sobrepeso.

La celulitis es difícil de tratar, no desaparece con sólo practicar ejercicio o dieta, por muy estricta que sea. Puede atenuarse y prevenir su aumento, pero no se elimina por completo.

Otros pacientes también vieron…